La sudoración excesiva (hiperhidrosis) puede afectar a toda la superficie de la piel, pero por lo general está limitada a las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas o las ingles. Existen diversos métodos terapéuticos para tratar la hiperhidrosis y su uso está determinado por la severidad del problema.

SUBIR