En que consiste el tratamiento

El paso del tiempo cambia el rostro de forma dramática. La flacidez y falta de turgencia en la piel hace que aparezcan arrugas finas alrededor de los labios, los ojos y la frente. Algunas son en realidad surcos muy profundos que dan una apariencia envejecida, de cansancio o malestar.Los rellenos faciales pueden ayudar a corregir estos defectos.

En cirugía plástica facial existen diferentes tipos de materiales empleados de forma segura que van desde la grasa del mismo paciente, hasta productos inyectables desarrollados químicamente. Se puede utilizar grasa tomada del abdomen con anestesia local, que luego se inyecta en sitios cuidadosamente elegidos. Se rellena el surco y se minimiza la apariencia de la arruga.

Otra alternativa bastante segura y que ofrece magníficos resultados es el uso de materiales producidos químicamente, de origen no animal, como el ácido hialurónico (Teosyal y el Restylane). Su componente esencial, el ácido hialurónico reticulado además de cumplir el efecto de relleno, hidrata la piel ya que sus moléculas atrapan agua.

Este ácido hialurónico es en realidad un componente presente en nuestro organismo que retiene y conserva el agua en la piel, y cuya producción se reduce con el paso de los años. La producción sintética de este ácido ha revolucionado la medicina cosmética al convertirse en una herramienta altamente útil en la lucha contra el deterioro de los tejidos dérmicos.

Es una técnica ampliamente recomendada en todo el mundo que ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de las arrugas del surco nasogeniano (surco de la nariz a la boca), las arrugas conocidas como patas de gallina y las bandas del cuello y el escote.

Pacientes

Solicita tu cita de valoración con el mejor equipo de cirugía plástica, estética y reconstructiva.

SUBIR