Liposucción abdominal: Tiempos postoperatorios y de recuperación

Las acumulaciones adiposas en la región abdominal son bastante comunes, y desafortunadamente en muchos casos son difíciles de erradicar, a pesar de la dieta y el ejercicio. En algunos casos, la liposucción localizada puede ser suficiente para recuperar un abdomen plano. 

Cuando nos enfrentamos a imperfecciones particularmente graves del abdomen, por ejemplo después de embarazos múltiples o pérdidas de peso significativas, que han dejado un exceso de tejido, casi siempre es necesario realizar una abdominoplastia, una intervención que proporciona, además de la aspiración del exceso de grasa, el reposicionamiento de los tejidos de la piel y, en algunos casos, el fortalecimiento de los músculos abdominales.

Por otro lado, si el problema del «abdomen» se limita a una acumulación excesiva de grasa, mientras que el tejido de la piel es lo suficientemente compacto y elástico, la liposucción puede ser una solución.

Una liposucción limitada al área abdominal es una intervención menor en comparación con una abdominoplastia completa, y la recuperación es más corta y menos exigente para el paciente, que generalmente puede reanudar sus actividades normales después de aproximadamente una semana.

Además, en comparación con la abdominoplastia, la liposucción del abdomen no implica cicatrices visibles, ya que la grasa se absorbe con cánulas muy delgadas.

La aspiración del tejido adiposo generalmente requiere una anestesia general con sedación y unos días de descanso después de la operación, para permitir que los tejidos se normalicen. 

Es muy importante que en la fase postoperatoria el paciente siga cuidadosamente las instrucciones del médico, evitando esfuerzos excesivos y siempre usando la faja de compresión adecuada, lo que favorece el drenaje de líquidos y la recuperación.

Para obtener más información, solicita un cita personalizada con el Dr. Erik Buitrago.